De Bellota

Gran parte de los sabores, matices y aromas de nuestros productos se deben a la bellota, originando una textura en boca muy especial y unos sabores únicos.

 

La bellota es el fruto de las encinas, los árboles centenarios que componen las “dehesas” en la que se crían nuestros gansos en completa libertad. Un fruto disponible solamente de octubre a enero, cuando madura y cae del árbol. Es el llamado periodo de “montanera” de engrase natural de nuestros gansos, que la consumen vorazmente recorriendo varios kilómetros al día en su busca.

 

Son las mismas bellotas ricas en ácido oleico que conforman el régimen del famoso cerdo ibérico de “bellota” y su apreciada infiltración de grasa.

 

La bellota es un alimento altamente calórico que desencadena naturalmente la infiltración de grasa en la carne y en el hígado de nuestros gansos.

 

La carne de nuestros gansos se distingue tanto por su brillante color rojo como por su fino marmoleado (infiltración intramuscular de grasa). Son carnes que recuerdan a la caza, capaces de desvelar sabores y colores que evocan el vínculo con la tierra, la pasión y el mimo dedicado a su elaboración.